No hay Verdadera Adoración sin Redención


NO HAY VERDADERA ADORACIÓN SIN REDENCIÓN

El fruto del sacrificio en la cruz del Calvario es lo que permite que hoy podamos gozar de la libertad para adorar, solo alguien que ha experimentado el gozo de la salvación puede adorar en espíritu y verdad.

 

Enseñanza acerca de la verdadera adoración nos muestra que en efecto cualquiera puede Alabar, Cantar, Danzar, e incluso Adorar, pero solo alguien que ha sido redimido puede Adorar en espíritu y verdad, solo alguien que ha sido lavado con la sangre de Jesucristo mediante el bautismo en su precioso Nombre puede acercarse a la presencia de Dios y que su ofrenda de adoración sea aceptada. Así lo muestra su Palabra:

 

Salmos 24:3  ¿Quién subirá al monte de Jehová?

 ¿Y quién estará en su lugar santo?

Salmos 24:4  El limpio de manos y puro de corazón;

 El que no ha elevado su alma a cosas vanas,

 Ni jurado con engaño.

 

Salmos 33:1 Alegraos, oh justos, en Jehová;

En los íntegros es hermosa la alabanza.

 

Para un verdadero adorador sí importa cómo está su corazón, de lo contrario caería en el error advertido por el Señor:

 

San Marcos 7:6  Respondiendo él, les dijo: Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías, como está escrito:

 Este pueblo de labios me honra, mas su corazón está lejos de mí.

 

La Verdadera Adoración es un Estilo de Vida

No se trata solo de cantar por cantar, es suficiente con saltar, gritar o danzar. La verdadera adoración es un Estilo de Vida que se lleva en todo tiempo y a todo lugar. El adorador verdadero es transparente, espontáneo y honesto. No adora para ser visto por los hombres, sino para agradar a Dios. No adora por obligación, sino por gratitud. Su adoración no es una sucesión de rutinas coreográficas memorizadas, tampoco es un mero recitar de palabras que ni entiende ni práctica, la verdadera adoración implica cantar con el entendimiento, canto lo que vivo, vivo lo que canto. La Verdadera Adoración no es un mero recitar de cantos, coros o alabanzas, pues podría terminar convirtiéndome en metal que resuena, o címbalo que retiñe. La vida cotidiana del cristiano debe ser coherente con lo que expresa su alabanza.

 

Cuidado, hasta el diablo tiene que adorar, pero nunca lo podrá hacer en espíritu y verdad, sino por obligación, porque es un mandamiento, aunque él no quiera tiene que adorar, así lo dejó claro el Señor Jesucristo San Lucas 4:8.

 

No te conformes con alabar, el nivel básico de la adoración, pues los árboles y demás seres de la naturaleza alaban a Dios (Salmo 148), sin embargo, tampoco pienses que es suficiente con adorar, pues ya entendiste que el diablo también tiene que adorar. Los verdaderos adoradores son escasos, por eso Dios busca esa clase de adoradores, adoradores que no hay que obligar, adoradores en espíritu y verdad.

 

Por cuando soy redimido puedo adorar. No Adoro para ser salvo, sino que por cuanto soy salvo puedo adorar en espíritu y en verdad.

 

 

Pastor Néstor Suárez

Tabernáculo de Adoración y Vida

IPUE – Zaragoza


Acerca de IPUE-Zgz

Este es el sitio Web oficial de la Iglesia Pentecostal Unida de España en Aragón, Zaragoza, Huesca y Teruel. Predicamos lo que la Biblia enseña, Jesucristo el verdadero Dios y la vida eterna, El que puede salvar tu vida, restaurar tu hogar y tu familia.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *